Fieles Lectores ♥

28 jun. 2013

"Me doy por vencida..."

Y es ahí, cuando me di cuenta que ya nada sería como antes, cuando sólo entre nosotros queda el silencio. Ni miradas cómplices, ni amores, ni besos, ni caricias, solo silencio, dolor, y un adiós que no será fácil de olvidar. Te fuiste, te marchaste de aquí y juro que hasta el día de hoy no comprendo cómo es que pasaron tan rápido las cosas. Aún recuerdo aquel día en que te vi por primera vez, aún recuerdo ese primer beso, aquella primer caricia, aquel primer "te quiero" que oí escuchar salir de tu boca con un suave susurro en tus labios en mis oídos. Aún recuerdo esas primeras cartas de amor, llenas de promesas y sueño a cumplir por ambos, aún recuerdo tu primera palabra de amor, aún recuerdo cuando me dijiste que yo era tu único y verdadero amor. Ahora me doy cuenta que las cosas pasan una vez, sólo una, y que por mucho que nos esforcemos por querer sentir lo mismo, ya nada es igual, es inútil. 

Pienso, y me doy cuenta que hoy por hoy sigo siendo la misma niñita ingenua y patética, que aun no he crecido, porque si lo hubiera hecho nada de esto estaría sucediendo. Aún creo en el momento en que vendrás a mis brazos, me llenaras de caricias y suplicarás que te perdone por todo el tiempo en el que te habías ausentado en mi vida... pero estas expectativas deben terminarse, basta de creer en cuentos de hadas, basta de creer en aquellas promesas que fuiste capaz de hacerme, basta de creer en aquellas palabras dichas por ti que sólo el viento se las llevó, quien sabe a dónde. Me duele, y mucho, me duele que me hayas hecho creer que ibas a ser parte de mi vida siempre, me duele haberte creído. Honestamente creía en ti. Honestamente creía en nosotros, pero al parecer jamás existió un verdadero "nosotros". No sabía que era lo que me estaba sucediendo, ¿acaso estaba perdiendo la capacidad de enamorarte día a día? ¿quizás era yo la que estaba actuando mal? ¿o eras tu? ¿yo? ¿ambos?. Nada puede curar esta herida en el alma que me dejaste, dolió tanto tu despida, que sin siquiera te despediste de mi.. te fuiste, así , como si nada pasaría, como si nada hubiera pasado, como si nuestra historia no hubiese sido nada en tu vida, como si hubiese sido una más en el mundo cuando tú eras mi mundo. 

Todavía no he aprendido a perdonarme, no he logrado hacerlo a pesar de todo el tiempo que ya transcurrió. Mis errores, por mas leves que hayan sido, han llenado mi corazón de dolor, porque sé y soy consciente (me hago cargo) de que quizas por parte, a causa de ellos tu te has marchado. Ya no pido más, sólo suplico volver a verte, una, dos , tres, mil veces más y saber que aún estás acá, aunque sea no conmigo, pero estás de pie. A pesar de todo el dolor que te he causado, que me has causado y que por supuesto, nos hemos causado sólo me hago cargo de aquellas cosas que fuí brindarte, y que por cierto jamás me arrepentiré de habértelas dado. Te he entregado mi vida, mi corazon, mi cuerpo, mi alma, sí.. es verdad, ya no son de mi propiedad, fuiste capaz de marcharte con todos ellos, y no reclamé lo que me pertenecía porque en verdad, ya no era de mi propiedad, sino tuyo. 
Hasta aquí llego, ahora sí me doy por vencida, me he dado cuenta que ya no te hago falta, que ya no me necesitas, que ya no soy tu vida, ya no soy lo que quieres para ti.. Debo aprender a asimilar de una vez por todas el dolor, el adiós y por supuesto, que ya no estás a mi lado. Dolió, duele y quién sabe hasta cuándo dolerá pero de algo estoy segura: tú no te quieres ni la milésima parte de lo que yo te quiero. 


1 comentario:

  1. Bufff, me encanta, tengo un blog tambien de pequeños escritos que espero que te guste.
    TE SIGO
    lovingmyownheart.blogspot.com

    ResponderEliminar

Espero tu secreto