Fieles Lectores ♥

13 jul. 2013

Estoy cansada, cansada de sentirme así, tan mal, tan poca cosa, tan despreciada, tan olvidada. Llega el momento en que debo entrar en mi habitación y llegan mis lágrimas.. aún no sé que me pasa. Si les explicaría el dolor que siento en mi pecho, se darán cuenta de lo que en verdad me pasa y de por qué motivos me siento tan mal. Todo era mas fácil, mucho más fácil cuando estabas a mi lado. Las cosas me parecían tan ilógicas, tan fáciles, tan poco que ese "poco" era bastante, era suficiente porque sólo estaba con vos.
No te das una idea de las ganas que tengo de llamarte, que me atiendas el teléfono, que me envíes un mensaje diciéndome: "te necesito". Perdóname por ser tan ilusa, tan poca cosa para vos, pero es que ya no puedo.. ¿sabes que quiero? Quiero cortar con todo esto, quiero terminar, y lo único que deseo en este maldito momento es clavarme un puñal en el corazón, para que este dolor de una vez por todas termine y no vuelva mas. Estoy cansada de pensar que todo lo que hago, lo hago para intentar, por lo menos, sentirme un poquito mejor y no para divertirme, para disfrutar (hasta ya olvidé que se siente hacerlo). Quiero gritar, ¿acaso nadie se da cuenta del dolor, el vacío que tengo en mi pecho? ¿acaso lo verán recién cuando algo malo me suceda? Estoy devastada. ¿Tan difícil de entender?. No me reconozco, no se quien soy, no se quien eres ¿o si?, no te reconozco pero aún así te necesito más, cuando más me ignoras, mas te extraño. Dime como hago para terminar con todo esto: me duele, me duele el alma, me duele el corazón, me duele la piel, me duele no sentirte, no tenerte, no abrazarte y no acariciarte cuando me sienta mal.
Digo superarte cuando en verdad lo único que hago es recordarte, ¿tan mal estoy? Sí, mal porque te necesito. Que parte no entiendes, ¿tan necio eres? Si me dieran a elegir un deseo sería una y mil veces tenerte a mi lado, para siempre.. dicen que el "para siempre es mucho tiempo" pues sí, toda mi vida. ¿Por que tenías que irte?¿por que tenías que dejarme? ¿en que momento pasó? ¿acaso jamás te diste cuenta la forma en la que llegué a amarte con tanta locura? ¿A quién puedo ir a llorar todo este dolor? Ya no puedo más. Me destruiste, me destruí, nos destruimos. 
Es algo insólito e incoherente, pero placentero: sonreír solo porque sí (¿placentero?) Ya ni se porque río, ya ni se porque vivo. Ya ni ganas de seguir.. ¿de seguir? Ya nadie puede seguir estando muerto, pues yo lo estoy, mi vida se fue contigo hace un tiempo atrás.

29 jun. 2013

Se apoderó de mi...


Pensar en vos como "el" que cambio el curso de mi historia, no resulta exagerado y menos si es en pasado porque así es como yo te sentí durante bastante tiempo, porque ese fue el rol que cumpliste en esta obra de teatro, el papel que te asigné y vos gustoso aceptaste. Pensar nuestra historia como una dialéctica de aprender y ser aprendido podría resumir todo lo que me enseñaste, lo que te llegué a idealizar, el personaje en el que te convertí. Te puse en un pedestal, creí que todo lo que me decías era verdad. Aprendí a madurar con vos, por eso hoy en parte pienso como pienso. A pesar de que no siempre coincidimos, ni siquiera llegamos a un acuerdo sé que mucho de lo que te digo tiene reminiscencias tuyas. Hasta allí llegó tu influencia porque no supimos que hacer con lo que se veía venir, e ilusa de mi que no llegué a anticipar. 
Por momentos estoy como si nada, por otros de a poco la furia me va consumiendo y me pongo rabiosa y no soporto estar asi. Estoy todo el tiempo enojada con mi vida, conmigo y es algo que por mas que quiera no lo pudo evitar. Siento que se me está por explotar la cabeza. Todo el tiempo pensando y pensando, llorando, gritando, maltratando, todo el tiempo enojada y ya no se cuanto mas mi cuerpo va a poder soportar tanto dolor. Aveces lloro de bronca, otras de dolor.. ya no se ni porque lloro. Y ahí estás vos, dueño absoluto hasta de mi misma y vos sin dar una puta señal, una señal que haga saber que por lo menos piensas en mi,una señal que me de el propósito de seguir, de ver que nuestra historia no estuvo mal pero que a pesar que por mucho que me esfuerce perderte es lo peor que me pudo haber pasado.
Basta de sufrir al no oír tus pasos, basta de morir entre tus brazos, entre tus caricias, basta de miedos y fantasías; basta de recuerdos, de noches vacías, de noches frías intentando sentir el calor de tu cuerpo, basta de ternura y masoquismo, basta de dar todo y que todo te de lo mismo.  Revolucionaste mi cabeza, invadiste mi corazón y por eso te estoy infinitamente agradecida, pero no quedé tan bien parada como vos.










No pensé que el no tenerte iba a ser tan difícil. Nos creíamos dueños absolutos de nuestras pasiones, quizás eso fue lo que me hizo terminar así. Me encuentro sin rival,  deshice de todos, de todo y hasta de mi misma. Estás disfrazado y jugas a ser lo que bien sabes que no sos, o que quizas jamás tuviste el valor de demostrar quien realmente fuiste. Que bajo rebajar tu mérito. No te creía lo que sos ahora. Hace un tiempo, yo era dueña absoluta de mi misma, y ahora todo se me fue de las manos, ahora, todo mi ser está agitado por el delirio y el desorden. Ni lo que más me complacía antes, hoy ya me provoca arcadas. Todo se fue, de todo me alejé, hasta de mi misma. Aveces creo poder sobrevivir a la ruina, una ruina en la que vos fuiste capaz de dejarme, así, de esa manera. Lo peor (¿peor?) es que te quiero, un poquito, bastante, de todos modos no es novedad que no te hayas dado cuenta ni de la mitad de las cosas que he intentado decirte y que solo ignoras como un idiota. 


Vos, vos...

Y hasta aquí llegué: no dejo de mentirme a mi misma, lo único que hago es engañarme. Para qué mentir que todo va bien, que la sonrisa es verdadera, que lo único que busco es felicidad... Pero en realidad más me quiebro si me acuerdo de mi vida en un segundo al ritmo de tu cuerpo, que aún lo recuerdo. No se puede ir por la ahí tapando penas con sonrisas por el resto de nuestras vidas. El miedo, el miedo colma mi interior y lo único que hago es pensar en vos, y en cómo terminaron las cosas. ¿Cómo es posible que algo tan bonito, me haga tanto mal? Aún te recuerdo, en aquella noche en que llenaste mi cuerpo de calor, acobijaste mis labios de ternura y pusiste tus manos sobre mi cintura diciéndome: "que bonita eres". Te recuerdo por las noches, te recuerdo en cada canción, porque cada letra tiene escrito tu adiós. Eres mi adicción, eres como las drogas; adictivo, fascinante pero por dentro destructor. Nadie sabe el grado de mi necesidad de tenerte conmigo, nadie sabe lo rota que me encuentro al no poder oír tu voz. Por las noches no dejo de soñar que me amas, pero sólo es un sueño, tú sólo te alejas cada vez más y más. No puedo con esto, es que mi vida se rompió en pedazos al oír tu grito de silencio y de adiós. 
No dejo de ir por las calles pensando alguna razón por la que te hallas marchado, no dejo de preguntarme los motivos por los cuales he llegado a amarte tan intensamente, es que yo siempre entregando todo de mi, sin recibir nada a cambio de tu parte. Como se consume un cigarro al encenderlo, así se consume poco a poco mi vida sin vos. Y ahí estoy yo, siempre buscando el lado extraño a las cosas que se van, siempre me tiembla la voz al decir tu nombre. Ya no se puede salir de una historia que te marcó el alma, ya no se puede volver atrás, unos se creen tan pero tan fuertes pero no siempre ganan: y ahí estás vos, al final del camino, tratando de hacerte el fuerte cuando en vez de pedir dos quieres tres. No comprendo tu fortaleza, ¿tan poca cosa fui? Entender lo inexplicable me vuelve cada vez mas bulnerable a mi dolor... Pero he llegado a un temible conclusión: hoy lo siento así, pase lo que pase nunca vas a dejar de ser especial, nunca voy a olvidar tu sonrisa, tu mirada, y tu puto orgullo que hoy por hoy no deja de herirme cada día más, pero yo te quiero así. Incluso estando tan lejos ninguno me hizo sentir tan especial como lo hiciste vos, aunque seas un necio de no querer ver las cosas, de no querer enfrentarlas y sólo bajar la mirada, dar la media vuelta y marcharte. No voy a criticarte, no voy a decir que eres poco hombre, porque estaría mintiendo, fuiste, eres y serás el hombre que me hizo sentir la mujer más feliz del mundo, aunque halla sido en esa pequeña porción de mi vida que hoy la subtitulo como "felicidad". Ninguno me hizo sonreír y sentirme completa cuando reía frente de mi, ninguno fue tan único como el primer día en que lo vi. Con vos siempre fue todo diferente, con vos siempre fueron cosas nuevas, con vos quedan marcas, inborrables, intachables, de esas que quiero que queden para siempre, pero ateniéndome a cada consecuencia de que cada día te extrañe mas y más y que cuando mire a mi alrededor vos ya no estés, sino de la mano de otra mujer. 

28 jun. 2013

"Me doy por vencida..."

Y es ahí, cuando me di cuenta que ya nada sería como antes, cuando sólo entre nosotros queda el silencio. Ni miradas cómplices, ni amores, ni besos, ni caricias, solo silencio, dolor, y un adiós que no será fácil de olvidar. Te fuiste, te marchaste de aquí y juro que hasta el día de hoy no comprendo cómo es que pasaron tan rápido las cosas. Aún recuerdo aquel día en que te vi por primera vez, aún recuerdo ese primer beso, aquella primer caricia, aquel primer "te quiero" que oí escuchar salir de tu boca con un suave susurro en tus labios en mis oídos. Aún recuerdo esas primeras cartas de amor, llenas de promesas y sueño a cumplir por ambos, aún recuerdo tu primera palabra de amor, aún recuerdo cuando me dijiste que yo era tu único y verdadero amor. Ahora me doy cuenta que las cosas pasan una vez, sólo una, y que por mucho que nos esforcemos por querer sentir lo mismo, ya nada es igual, es inútil. 

Pienso, y me doy cuenta que hoy por hoy sigo siendo la misma niñita ingenua y patética, que aun no he crecido, porque si lo hubiera hecho nada de esto estaría sucediendo. Aún creo en el momento en que vendrás a mis brazos, me llenaras de caricias y suplicarás que te perdone por todo el tiempo en el que te habías ausentado en mi vida... pero estas expectativas deben terminarse, basta de creer en cuentos de hadas, basta de creer en aquellas promesas que fuiste capaz de hacerme, basta de creer en aquellas palabras dichas por ti que sólo el viento se las llevó, quien sabe a dónde. Me duele, y mucho, me duele que me hayas hecho creer que ibas a ser parte de mi vida siempre, me duele haberte creído. Honestamente creía en ti. Honestamente creía en nosotros, pero al parecer jamás existió un verdadero "nosotros". No sabía que era lo que me estaba sucediendo, ¿acaso estaba perdiendo la capacidad de enamorarte día a día? ¿quizás era yo la que estaba actuando mal? ¿o eras tu? ¿yo? ¿ambos?. Nada puede curar esta herida en el alma que me dejaste, dolió tanto tu despida, que sin siquiera te despediste de mi.. te fuiste, así , como si nada pasaría, como si nada hubiera pasado, como si nuestra historia no hubiese sido nada en tu vida, como si hubiese sido una más en el mundo cuando tú eras mi mundo. 

Todavía no he aprendido a perdonarme, no he logrado hacerlo a pesar de todo el tiempo que ya transcurrió. Mis errores, por mas leves que hayan sido, han llenado mi corazón de dolor, porque sé y soy consciente (me hago cargo) de que quizas por parte, a causa de ellos tu te has marchado. Ya no pido más, sólo suplico volver a verte, una, dos , tres, mil veces más y saber que aún estás acá, aunque sea no conmigo, pero estás de pie. A pesar de todo el dolor que te he causado, que me has causado y que por supuesto, nos hemos causado sólo me hago cargo de aquellas cosas que fuí brindarte, y que por cierto jamás me arrepentiré de habértelas dado. Te he entregado mi vida, mi corazon, mi cuerpo, mi alma, sí.. es verdad, ya no son de mi propiedad, fuiste capaz de marcharte con todos ellos, y no reclamé lo que me pertenecía porque en verdad, ya no era de mi propiedad, sino tuyo. 
Hasta aquí llego, ahora sí me doy por vencida, me he dado cuenta que ya no te hago falta, que ya no me necesitas, que ya no soy tu vida, ya no soy lo que quieres para ti.. Debo aprender a asimilar de una vez por todas el dolor, el adiós y por supuesto, que ya no estás a mi lado. Dolió, duele y quién sabe hasta cuándo dolerá pero de algo estoy segura: tú no te quieres ni la milésima parte de lo que yo te quiero. 


24 jun. 2013

Lo único que quería era un poco de respiro, y todo terminó saliendo mal. Aparte de que ya nada en mi vida tiene sentido, nada de lo malo deja de sucederme. Una tras otra. Una tras otra. Buenas noticias? Para mí eso ya no existe. Nadie lo podía creer ni mucho menos yo. 
Lo único que quería y pedía era poder volver a verte, pero jamás así. Jamás me lo perdonaré. Pensé que todo esto de una vez por todas había acabado, ese maldito dolor, esa incertidumbre, ese vacío de no poder tenerte porque perderte está en mi puta suerte. Una sola cosa le he pedido, me lo ha cumplido pero jamás quería que fuera así. La culpa me está matando, poco a poco... jamás entenderé en qué es lo que me estoy convirtiendo... ya no sé lo que soy, no sé de donde vengo ni mucho menos a donde voy- Todo lo que algún día fui se terminó quebrantando de a poco y desapareció a lo pocos minutos de seguir muerta en este infierno. Ya no tengo nada, no tengo dignidad, no tengo amor, no tengo nada, solo estos kilos demás.. Mis sentimientos están muertos mi alma destrozada y yo sin una razón por la cual debo seguir. Todo se perdió (a todo lo he perdido yo).- No supe agarrar mi vida con mis propias manos, no supe fortalecerme con lo que supuestamente me hacía tanto daño... y terminó conmigo. Me termino matando. Poco a poco me voy dando cuenta que no soy nada para nadie, soy mucho menos que poco, soy nada (menos que nada). Ahí está: hasta soy la oveja negra de la familia. Dime: quién querrá a una persona gorda, con kilos demás, debastada, perdedora.. quién querrá a alguien que no dejan de bajar de gorda, pesada, imbécil, puta... a alguien que hasta su madre la critica por lo que lleva puesto, lo bien que hace o lo malo que deja de hacer, quien querrá a una rebelde... En fin, quién querrá a alguien como yo? NADIE. Por eso soy lo que soy. He destrozado mi vida, me la han destrozado y sin embargo, que hago acá? Ni yo lo sé. Basta de esto, quiero desaparecer y que alguien me diga qué estoy haciendo. ¿Qué hago? ¿Que acaso nadie escucha mis gritos de dolor, de un tremendo dolor? Ya no sé realmente como saldré de todo esto. Te tengo clavado en mi corazón y cometiendo el peor error de mi vida no te he podido sacar de mi mente, de mi corazón de mi vida. Te necesito, por lo que más quieras, regresa. Ya sé lo que me espera, ya sé todo: te vas a olvidar por completo de mi, y a pesar que me hagas lo que me hagas, te lo juro: no estoy preparada para lo que vendrá. 
Si todo me van a dejar.El silencio me está aturdiendo. NECESITO ALGO PARA CALMAR ESTE DOLOR: urgente.