Fieles Lectores ♥

29 jun. 2013

Vos, vos...

Y hasta aquí llegué: no dejo de mentirme a mi misma, lo único que hago es engañarme. Para qué mentir que todo va bien, que la sonrisa es verdadera, que lo único que busco es felicidad... Pero en realidad más me quiebro si me acuerdo de mi vida en un segundo al ritmo de tu cuerpo, que aún lo recuerdo. No se puede ir por la ahí tapando penas con sonrisas por el resto de nuestras vidas. El miedo, el miedo colma mi interior y lo único que hago es pensar en vos, y en cómo terminaron las cosas. ¿Cómo es posible que algo tan bonito, me haga tanto mal? Aún te recuerdo, en aquella noche en que llenaste mi cuerpo de calor, acobijaste mis labios de ternura y pusiste tus manos sobre mi cintura diciéndome: "que bonita eres". Te recuerdo por las noches, te recuerdo en cada canción, porque cada letra tiene escrito tu adiós. Eres mi adicción, eres como las drogas; adictivo, fascinante pero por dentro destructor. Nadie sabe el grado de mi necesidad de tenerte conmigo, nadie sabe lo rota que me encuentro al no poder oír tu voz. Por las noches no dejo de soñar que me amas, pero sólo es un sueño, tú sólo te alejas cada vez más y más. No puedo con esto, es que mi vida se rompió en pedazos al oír tu grito de silencio y de adiós. 
No dejo de ir por las calles pensando alguna razón por la que te hallas marchado, no dejo de preguntarme los motivos por los cuales he llegado a amarte tan intensamente, es que yo siempre entregando todo de mi, sin recibir nada a cambio de tu parte. Como se consume un cigarro al encenderlo, así se consume poco a poco mi vida sin vos. Y ahí estoy yo, siempre buscando el lado extraño a las cosas que se van, siempre me tiembla la voz al decir tu nombre. Ya no se puede salir de una historia que te marcó el alma, ya no se puede volver atrás, unos se creen tan pero tan fuertes pero no siempre ganan: y ahí estás vos, al final del camino, tratando de hacerte el fuerte cuando en vez de pedir dos quieres tres. No comprendo tu fortaleza, ¿tan poca cosa fui? Entender lo inexplicable me vuelve cada vez mas bulnerable a mi dolor... Pero he llegado a un temible conclusión: hoy lo siento así, pase lo que pase nunca vas a dejar de ser especial, nunca voy a olvidar tu sonrisa, tu mirada, y tu puto orgullo que hoy por hoy no deja de herirme cada día más, pero yo te quiero así. Incluso estando tan lejos ninguno me hizo sentir tan especial como lo hiciste vos, aunque seas un necio de no querer ver las cosas, de no querer enfrentarlas y sólo bajar la mirada, dar la media vuelta y marcharte. No voy a criticarte, no voy a decir que eres poco hombre, porque estaría mintiendo, fuiste, eres y serás el hombre que me hizo sentir la mujer más feliz del mundo, aunque halla sido en esa pequeña porción de mi vida que hoy la subtitulo como "felicidad". Ninguno me hizo sonreír y sentirme completa cuando reía frente de mi, ninguno fue tan único como el primer día en que lo vi. Con vos siempre fue todo diferente, con vos siempre fueron cosas nuevas, con vos quedan marcas, inborrables, intachables, de esas que quiero que queden para siempre, pero ateniéndome a cada consecuencia de que cada día te extrañe mas y más y que cuando mire a mi alrededor vos ya no estés, sino de la mano de otra mujer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu secreto